Luto y estupor

Sobre el atentado donde murieron 5 rosarinos

 

Terror en Nueva York

Por María Celsa Rodríguez – Directora de ChacoRealidades –  www.chacorealidades.blogspot.com.ar

Luto y estupor

El atentado que ocurrió en Nueva York vistió de luto a la sociedad de Rosario, ya que 5 de las 8 víctimas eran de esa ciudad. El atentado fue programado con el asesoramiento de los grupos yihadistas que instruyen desde las redes sociales y Sayfullo Saipov no actuó solo, contó con la colaboración de otro sujeto de nombre Mukhammadzoir Kadirov, de nacionalidad uzbeka, como él. Según una testigo que presenció el génesis de los eventos dice que escuchó más de 10 disparos y alguien que salió corriendo entre la multitud.

¿Esto se sabía que iba a pasar?

Recordemos que el 23 de agosto pasado aparece un vídeo en que un niño – hijo de un soldado que combatió en Irak- amenaza al presidente de los Estados Unidos afirmando que “la batalla no terminará en Raqqa o en Mosul, terminará en tu tierra” le dijo a Trump, a quien se refirió como “el títere de los judíos”.

Es decir, ya estaban advirtiendo que habría un atentado pronto, y usaron a un niño – como mensajero-. El ataque fue cerca de dos escuelas -una primaria y una secundaria- y el día de Halloween, cuando los niños salen con sus disfraces a pedir golosinas. Los yihadistas suelen manejar muy bien la forma como envían sus advertencias y los símbolos que usan para sus amenazas. A veces esto pasa desapercibido, pero cada detalle cuenta y hay que saber interpretarlos.

Raul Sohr en “El terrorismo yihadista” dice que: “las acciones terroristas [de los lobos solitarios] son las más temidas por los gobiernos y sus servicios de inteligencia. Aunque comparativamente causan bajo daños en vidas y bienes, su impacto político es descomunal. Su peligrosidad radica en que son difíciles de anticipar”.

Los lobos solitarios “preparan el atentado por una causa, pero lo hacen fuera de toda estructura, sin recibir órdenes ni recursos de ningún grupo. Desde el punto de vista de la detección, son una pesadilla. Es el enemigo dentro de casa. En numerosos casos son nacionales del propio país y como tales manejan los códigos sociales que les permiten mimetizarse a la perfección”. Pero otros provienen de afuera y emigran a los Estados Unidos o van al centro de Europa. Tal el caso del sujeto que atentó en Nueva York, con varios años de residencia y que según sus conocidos mostraba el perfil de un hombre feliz, trabajador y amable.Muerte en Nueva York

“La mayoría de los sospechosos son los que han viajado a Siria o a Irak desde Europa o desde Estados Unidos para unirse a las filas de El u otros movimientos yihadista – dice este autor-, que la mayoría son de Arabia Saudita, de las ex repúblicas soviéticas, donde es el islam la religión dominante.

Los militantes chechenos se destacan por su ferocidad y también los hay de Azerbaiyán, Uzbekistán – de donde era el autor de este ataque y su cómplice- y de Tayikistán, entre otros. Se cuenta asimismo militantes provenientes de Filipinas, Indonesia y Somalía.

“Los jóvenes reclutas sienten que han ganado una nueva familia”, al estar lejos de casa se refugian en sus adoctrinadores que los contienen, pero que los usan para sus práctican de terror, y las redes es un vínculo que abre un puente de conocimiento y de un proyecto de vida o muerte.

“La multiplicación de combatientes extranjeros se han incrementado en forma exponencial con su presencia en las redes sociales. ‘El sentido de pertenencia’ es su estimulo central que los empuja a encontrar su causa, sentir y así ‘recuperar y vivir con honor'”.

“Los lobos solitarios comparten algunas características comunes. La edad promedio fluctúa entre los 18 y los 29 años, aunque jóvenes de 15 ya son aceptados”. Sayfullo Saipov, tiene 29 años, en el límite del diseño fijado.

Los especialistas y psicólogos piensan que “no existe el terrorista típico” Son un abanico de personalidades lo que hace difícil identificarlos y seleccionar su peligrosidad. Según un amigo dijo que “es un buen tipo, muy amistoso”.

Por ello, de acuerdo a los analistas están “los extrovertidos, exitosos y populares entre sus pares y los que presenta características opuestas”.Muerte en Nueva York

En otras palabras “no se han detectado ‘desordenes de caracteres psiquiátricos particulares en las personas observadas’. Algunos estudios en Alemania han establecido, sin embargo, que ciertos factores sociales gravitan entre los brazos de los inmigrantes de los países islámicos”. Están los que creen que se refuerza algo de narcisismo y una abrumadora beligerancia que estremece y los lleva a sentirse atraídos por los dogmas que suenan desde el radicalismo de tales ideologías extremas. Por ello los especialistas piensan que es muy difícil establecer un perfil de los lobos solitarios. En ellos se entremezclan la religión, el nacionalismo y la ideología. Se consideran”hermanos”, pero esta calificación de hermandad comprende “un abuso” a la misma vida.

En el libro “Terrorismo del siglo XXI. La respuesta penal en el escenario mundial”, varios autores que analizan esta corriente y piensan “que la competencia avanzada que han demostrado tener los grupos terroristas en cuanto a la utilización de internet y de las nuevas tecnologías de comunicación para difundir propaganda, publicar amenaza, interactuar con posibles adeptos, compartir conocimientos, planificar y coordinar operaciones, brindando a los grupos radicales y terroristas nuevas oportunidades de llegar a públicos vulnerables y facilitar de ese modo la captación a la auto-racionalización”.

Saipov siguió cada una de las instrucciones que el Estado Islámico le dio a través de las redes sociales, esto lo aseguró el subjefe de la Policía de Nueva York,  John Miller. Usó un vehículo como en otros atentados ocurridos en Europa. Practicó con un móvil de similar tamaño alquilado ese día, para poder hacer los giros, tal como lo llevó a cabo cerca de las dos escuelas, arremetiendo contra las víctimas. También encontraron varios cuchillos y unas notas escritas en árabe en las que decía que el ISIS “durará por siempre”. Esperaba que la policía lo matara para ir al paraíso, por eso bajó con las armas: una de perdigones y otra de juguete.

El presidente Trump pidió su pena de muerte, si bien esta no se tipifica en el estado de Nueva York, si podría darse la condena si se va a juicio federal, ya que al tratarse de un acto terrorista, esta si lo contempla.

 

Ver también

Aprovechándose del dolor

Otro caso de justicia venal

Ganó Macri… ¿cómo sigue?

Cansados del escándalo




Leave a Reply