Capacidades diferentes de alguien, discapacidades de la sociedad

Por Elizabeth Eichhorn (*)Elizabeth Eichhorn

 

Hace unos años yo veía una serie de televisión, en donde todas sus muchas historias transcurrían en una escuela secundaria. Y como todo lo relacionado con la educación me interesa mucho, me convertí en una seguidora de esa serie todo el tiempo que duró.

Hubo un capítulo, mejor dicho una escena, que fue inolvidable para mí y me ha servido de mucho desde entonces. Había un profesor anciano, de esos que, en pocas palabras, era insoportable, del tipo de persona que descoloca a los demás por su exótica manera de ser. Pero, dentro de su aparente rareza, decía y hacía cosas que dejaban a más de uno pensando en lo buen profesor que era, del tipo de “los de antes”.

En ese capítulo, una joven enferma de leucemia cursaba las clases. Obviamente, su situación causaba conmoción y piedad. Pero no a este profesor, que la trataba con rudeza, casi con más que al resto de los alumnos, exigiéndole el cumplimiento de sus tareas.

Uno de sus colegas profesores, en un aparte, le llama la atención sobre esa actitud, sugiriéndole un poco de flexibilidad. Y el profesor le responde, secamente: “¿Qué? ¿Quieres que le recuerde que tiene cáncer?”.

Esa anécdota fue un shock necesario que acomodó mis ideas de un golpe. Y las puse en práctica, no con rudeza, por supuesto, pero sí con la inflexibilidad “amable” que le corresponde a todo el alumnado por igual, aunque eso me costara ir a llorar a solas, odiándome a mí misma.

Porque es verdad, cuando una persona ya tiene un problema serio, una pérdida, una capacidad disminuida, el problema que le afecta no es tan doloroso como cuando se lo trata con deferencia o peor, con conmiseración. No es cuestión de poner a todos a la fuerza en un mismo saco, sino de darles la oportunidad de meterse solos en ese saco.

Elizabeth Eichhorn

Acuarela de Elizabeth Eichhorn

¿Porqué, cuando alguien carece de la vista, lo tomamos del brazo y lo “ayudamos” llevándole a determinado sitio? ¿Porqué, cuando alguien está con muletas, le decimos que se quede quieto, que le alcanzamos las cosas? ¿Por qué, cuando nos enteramos de que alguien no escucha bien, le gritamos? O peor, le hacemos señas de manos sin preguntarle primero si habla con ellas? ¿Por qué, si a una niña le ha fallecido la madre le permitimos actitudes que a los otros no se las permitimos?

Y no es que la sociedad sea insensible, todo lo contrario! Simplemente, es como cuando se dice que “tanto amor mata”, tanta dedicación por tratar a la persona según su problema termina por dañarla más que ayudarla.

En los tiempos que hoy corren, el ciego está entrenado por las instituciones correspondientes para valerse absolutamente solo en la vida y, más aún, para doctorarse y dar cátedras asombrosas o hacer esculturas que nos estremecen de pura plasticidad. Los enfermos logran metas que los sanos no se atreven y los sordos, si no se valen de la maravillosa electrónica son enseñados a leer los labios o… ambas cosas!

Elizabeth Eichhorn

Pintura de Elizabeth Eichhorn

La cuestión es no tomar al ciego del brazo y llevarlo como a un muñeco por la calle: hay que dejar que esta persona le tome al vidente el brazo y lo guíe a dónde quiere ir. Y si quiere hacer una escultura le decimos cómo se usan las herramientas y él decide cómo adaptar ese uso a sus posibilidades. Que el que lleva muletas se levante, despacio, pero que lo haga, y recoja el objeto que necesita. Que el enfermo estudie a la par de los demás como esperanza constante de que tiene la misma oportunidad de graduarse por sus propios medios y de disfrutar toda su vida de su carrera. Y que el sordo nos mire a la cara para que así, ayudado por nuestros labios sin exagerar gestos y nuestra actitud “normal”, él se sienta también “normal”. Gritar, arrastrar, impedir, compadecer, sólo hará sentirse disminuido al que puede hacer las cosas… de una manera diferente.

“¿Cómo vas a hacer eso? ¡No podes!”, es la peor condena a muerte en vida que le hacemos, con nuestra sobreprotección, a los demás. A cualquiera. Siempre se puede, siempre hay un modo…

Elizabeth Eichhorn

Pintura de Elizabeth Eichhorn

La historia, la actualidad, la vida misma nos muestra a diario ejemplos de lo mismo. Pero la sociedad debe ser educada para esto, en todas las instituciones educativas del mundo. Menos materias “vacías” y más materias prácticas. Porque nadie está libre de quedarse en una situación de pérdida.

Gracias al pintoresco profesor Lipschultz, por esta enseñanza tan importante para todos los docentes y los que no lo son.

(*) Elizabeth Eichhorn

Profesora de Artes Visuales (1976) y Técnico Ceramista (1973), egresada en la ciudad de Mar del Plata. Realizó numerosos cursos de perfeccionamiento artístico y docente en el país (Universidad CAECE, seminarios, cursos especiales) y en el exterior, España, Italia, Grecia, Alemania, Bélgica, Brasil y Uruguay en 1980, 1982, 1997, 1998, 2001, 2006 y 2008. Perfeccionamiento en el taller del maestro Hidelberg Ferrino desde 1975 hasta 1997, trabajando en común obras monumentales y menores.

Realizó numerosos cursos y seminarios de arte y ciencias de la educación en distintos puntos del país. Participó en encuentros provinciales y nacionales de Muralistas Marplatenses, recibiendo distinciones.

Elizabeth Eichhorn

Elizabeth Eichhorn

Participó en numerosas exposiciones de cerámica , dibujo y escultura en la ciudad e interior , inclusive en los “Panoramas de Arte Marplatense” organizado por el Museo de Arte “Juan Carlos Castagnino” de Mar del Plata, Casa de Moneda, Buenos Aires, Salón de Tucumán, etc.

Creó el Taller de Arte “Ferrino” y el Taller de Arte Infantil “Caracol”, los cuales dirige actualmente y desde sus comienzos. Creadora del “Plan Educativo de Escultura 2000 para Ciegos y Ambliopes” actualmente en funciones.

Organizó numerosas exposiciones de escultura y dibujo individuales y colectivas, dio seminarios y conferencias audiovisuales, organizó intercambios culturales. Realiza intensas actividades culturales, docentes y artísticas.

Obras suyas en sitios públicos

  • Mural de mosaico “Martín Fierro”, Escuela José Hernández, Mar del Plata.
  • Monumento a Belgrano, La Banda, Santiago del Estero.
  • Niño Jesús en el altar homónimo de la Iglesia de San Benedetto Martire, Mar del Plata.
  • Monumento al Gral. Francisco “Pancho” Ramírez, plaza Urquiza, Mar del Plata.
  • Busto homenaje a Pascual Spina, “Lobo de Mar”.
  • Busto homenaje a Florencio Aldrey Iglesias, diario La Capital, Mar del Plata.
  • Monumento a Diego Armando Maradona, Museo de Boca, Capital Federal.
  • Monumento a Albano Honores, Miramar.
  • Trofeo “Isabel de Castilla”, Centro de Castilla y León, distinción para ser otorgada a personalidades de la cultura.
  • Monumento a Alberto Olmedo, costa de la ciudad de Mar del Plata.

    Elizabeth Eichhorn

    Elizabeth Eichhorn con la escultura de Manuel Belgrano.

  • Monumento a Víctor Hugo Maraude, Mar del Plata.
  • Monumento al Alberto Olmedo, repuesto por vandalismo sobre el anterior.
  • Isólogo corpóreo de la ciudad de Miramar, peatonal y la costanera.
  • Escultura homenaje “La hija de don José”, representando a Mercedes San Martín, Jardín de Infantes homónimo, Barrio Palermo, Ciudad de Arrecifes, Buenos Aires, Argentina.
  • Monumento al Coronel Martín Jacobo Thompson, Prefectura Naval de Mar del Plata, inaugurado en octubre de 2010.
  • Monumento a Román Riquelme, figura de 220 cm de altura, Museo de la Pasión Boquense, Club Boca Juniors, Buenos Aires, Argentina.
  • Monumento a Martín Palermo, figura de 300 cm de altura, Museo de la Pasión Boquense, Club Boca Juniors, Buenos Aires, Argentina.
  • Monumento a Matías Almeyda, 220 cm altura, Club Atlético River Plate, Buenos Aires, Argentina. 2013.
  • Monumento al General San Martín, ISFOTEP, Escuela de Policía, Posadas, Misiones, 300 cm altura, año 2012.
  • Monumento a Angel Clemente “Rojitas” Rojas, Museo de la Pasión Boquense, Club Atlético Boca Jrs. Buenos Aires, año 2014.
  • Monumento a Antonio Ubaldo Rattin, Museo de la Pasión Boquense, Club Atlético Boca Jrs., Buenos Aires, año 2016.
  • Nuestra Señora del Camino, Centro de Castilla y León, Mar del Plata, año 2016.

 

Ver también

Educación ecológica

Trabajando con música

No quiso jubilación de privilegio

Hijo de…!




Leave a Reply