Agro

Fuertes críticas del agro a las medidas económicas

 

Comunicado de CRA

El que traiciona la confianza una vez, la puede traicionar siempre

Si la confianza es la esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, la decisión de reimponer las retenciones a la exportación de productos agropecuarios, rompe definitivamente la palabra empeñada por el Presidente de la República, en reuniones privadas y anuncios públicos en donde sostuvo la calificación de pésimo impuesto y regresión tributaria, sin embargo a la fecha se han vuelto a instrumentar.

Nadie duda que estemos en una crisis profunda de hondas raíces históricas desde el punto de vista, social, cultural y económico, sin visión de conjunto y con una persistencia patológica en reciclar conductas económicas cuyos resultados están marcados por la historia.

En diciembre del 2015 dejamos afortunadamente atrás la década desperdiciada e inauguramos un ciclo de esperanza en el que el campo ofreció, a cambio de reglas claras, un aumento considerable de todas sus producciones internas, muchas de ellas con récords históricos.

Paralelamente no se quiso o no se supo achicar el tamaño del Estado y se fomentó un crecimiento del gasto público a límites en que se hizo verdaderamente insostenible, ello se financió con deuda y cuando los mercados dejaron de prestar dinero, nos dimos de frente con la realidad, por eso que nadie se haga el distraído, esta crisis se anunciaba, aún desde dentro mismo de figuras centrales del Gobierno.

Como siempre, sin reparar las profundas diferencias que ofrece el sector productivo en su interior, se decidió reimplantar retenciones a todos, sin calibrar, si la fruta arrastra una debilidad estructural no recompuesta, o la lana requiere recuperar el 50% de su stock perdido o que entre el productor de soja de Salta y el de Santa Fe, existe un abismo de costos.

Retenciones para todos, fácil, seguro, recaudatorio y a seguir como se pueda, ningún funcionario dejó de hablar de los estragos que produjo la sequía en la recaudación del Fisco, pero ningún funcionario habló o tomó alguna medida para aquellos productores primarios, que fueron quienes la padecieron, de verdad, los que no recaudaron nada o se fundieron.

En el 2008, frente a la Resolución 125 salimos a las rutas del país, a decir, que las retenciones debían ser sancionadas por el Congreso de la Nación, que eran regresivas, que castigaban al que más invierte y trabaja, que desalientan producción, que resultaban injustas, que por ese camino, castigábamos al interior profundo, sin embargo solo con mejores modales, hombres que decían integrar un equipo sólido de economistas, nos llevan hoy al mismo destino.

La incertidumbre nos vuelve a golpear la puerta, “es una medida transitoria”, escuchamos decir; que gesto de grandeza, de seguridad y de justicia sería ponerle fecha de vencimiento a esta medida, dar una certeza de finalización, marcar al sector productivo la línea del horizonte donde concluye el esfuerzo, para que la ilusión de transitoriedad se convierta en una meta, y disipe las nubes de la incertidumbre y la incredulidad.

En una Argentina intoxicada de palabras bonitas, vacías de prácticas consecuentes, el perro se vuelve a morder la cola, los mismos técnicos que nos llevaron hasta esta situación, son los garantes del nuevo paquete impositivo.

Si en la política valen los gestos, esta semana que finalizó, tuvo la visita del Sr. Presidente con el representante de una empresa coimera confesa y la vuelta a las retenciones. Postales de un país, sin reglas, sin valores, sin conductas éticas y claramente sin confianza, porque el que traiciona la confianza una vez, la puede traicionar siempre.

 

Comunicado de CARBAP

Ante una crisis profunda, el esfuerzo debe ser de todos

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa frente a los anuncios realizados por el Poder Ejecutivo Nacional manifiesta que se vuelve a insistir con recetas que no han funcionado.

Hemos aprendido en estos últimos años que las retenciones no dieron resultados y que cuando se quitaron se multiplicaron las producciones de maíz y trigo.

Por lo tanto creemos que no es una buena medida la adoptada, y por lo tanto poco inteligente.

Entendemos que es mucho más eficiente reformular el sistema impositivo y tributar más via impuesto a las ganancias, que recortar la capacidad exportadora del país. Argentina necesita exportar cada vez más y las medidas anunciadas terminan afectando el potencial exportador de nuestro país.

Desde CARBAP entendemos y comprendemos la emergencia, y vemos de manera justa y equitativa que todos los sectores aporten a la crisis. Pero todos los sectores, y no solo aquellos que venden productos al mundo.

Creemos desde la Confederación que la falta de equilibrio fiscal se está dando justamente por dos factores.

Por un lado por la falta de ingresos al Estado, dados por impuestos y divisas de las exportaciones, y en este sentido ya es excesiva la presión tributaria que soporta la población, y las medidas recientemente anunciadas afectarán sin duda el incremento de las exportaciones y sus ingresos. En síntesis, menos negocios con el mundo implican menos ingresos.

El otro factor que abona el desequilibrio fiscal es el exceso de gastos del Estado, y en este sentido la reforma anunciada más allá de modificar el organigrama de gobierno no genera un ahorro sustantivo en el gasto del Estado-.En síntesis , no se disminuye el gasto.

Es indispensable para lograr el equilibrio fiscal, promover el crecimiento de la economía liberando el potencial de los sectores productivos, al mismo tiempo que se reduzcan en tamaño y gasto los tres niveles de estados, nacional, provincial y municipal.

Entendemos que, nuevamente, el esfuerzo ante una crisis no recae equitativamente entre todos los actores económicos de nuestro país.

Por la libertad y la dignidad del campo – Comunicación CARBAP[email protected] // [email protected]

Sumá tu comentario