Comentarios

Mágico mundo

30 años de la muerte de Miguel Abuelo

Las puertitas del señor Miguel

Por Ignacio Bustos

Radiografía de un artista que agiganta su leyenda con el paso del tiempo

En la madrugada de un sábado 26 de marzo de 1988, se apagó una luz única e irrepetible: la de Miguel Abuelo. Fue un artista tan particular, donde llevo su arte con un nivel de desprejuicio, sin necesidad de apelar a pedanterías pomposas. Fue un poeta quien hizo del verso su idioma universal. Un loco lindo que sacaba frases como un mago saca conejos de la galera.

Nómade por naturaleza, hizo del mundo su lugar sin importarle los límites que dividen las culturas a donde su infinita curiosidad lo arrastro. Un alma que volvió a su Buenos Aires querida para devolver un poco alegría después de la tragedia. Regreso para desperdigar su locura repartiendo música y alegría, hasta del más remoto rincón.

No dejaba de actuar cuando se bajaba del escenario, si no que del su mismo desprejuicio hizo un arte donde brotaba todo que venía detrás. No tenía límites, ni la menor intención de tenerlos.

Nació con el nombre de Miguel ángel Peralta, un 20 de marzo de 1946 en Munro. Se crio en orfanatos donde a fuerza de lecturas supero las adversidades, Como un Diógenes porteño” yiraba”por la vida; día tras día su universo personal se iba haciendo más grande a fuerza lo que su amplia curiosidad absorbía. Ponerle color a todo era una de sus grandes virtudes.

30 años de la muerte de Miguel Abuelo

Los Abuelos de la Nada, en 1968

Fue integrante de esa famosa “troupe” de la generación fundadora del Rock Argentino en los 60′, con la primera versión de los Abuelos de la Nada, quien contaba como integrante entre otros nada menos que al histórico Pappo Napolitano. La primera versión de Los Abuelos de la Nada grabó en marzo de 1968, el primero (y único) disco de esa primera versión de Los Abuelos de la Nada. El nacimiento del grupo es accidentalmente anecdótico, porque Miguel Abuelo (Peralta en esa época) había ido acompañar a un amigo. Cuando le preguntaron que hacia ahí; rápido de reflejos dijo que tenía un grupo, más veloz aun saco de una frase de Leopoldo Marechal (Padre de los piojos, abuelo de la nada) que hace rato le estaba dando vueltas. Le dijo que se llamaban los abuelos de la nada, y enseguida les dieron día y hora para tres meses después. Salieron con su amigo a reclutar los músicos entre los que se encontraban Claudio Gabis y Norberto “Papo” Napolitano.30 años de la muerte de Miguel Abuelo

Por estos días, se cumplen medio siglo de la histórica primera grabación de ‘Diana Divaga’ que salió en el primer disco ‘Los Abuelos de la Nada’. Como buen ‘hippie’ de la época, enseguida se tomó el palo a Europa, donde estuvo dando vueltas durante más de diez años. De Europa se trajo más de un centenar de anécdotas entre las que se cuenta cuando estuvo detenido y fue expulsado de España, por un supuesto robo nunca comprobado. Hasta se dio el gusto de compartir banquetes con Pablo Picasso y Salvador Dalí, nada menos.

En su definitiva vuelta conoció el éxito con Los Abuelos de la Nada en esa renovada versión de los 80’; con Andrés Calamaro, Cachorro Lopez, Gustavo Basterrica y Gringui Herrera entro otros. Los cinco discos en cinco años, lograron instalar canciones “Marinero Bengali”, Mil Horas, ‘Así es el calor’ e ‘Himno de mi corazón. ‘Cosas Mías’ se transformó en la canción de cancha de la década del 80’, coreado en todos los estadios de la Argentina. “Buen Día, día” es la Miguel Abuelo en su máxima expresión, Donde combinar todo tipo de géneros, canciones y poesía. En el mismo disco hasta se dio el gran gusto de cantar a dúo con su Hijo Gato Azul Peralta en “Mariposas de Madera”. Fue su único disco solista grabado en la Argentina, ya que en el 73 había grabado en Francia “Et Nada”, pero recién hace poco se dio a conocer en nuestro país.

La incompetencia de un medicó que no sabía cómo enfrentar semejante diagnóstico, le ocultó el SIDA. Fueron unas imparables fiebres que hicieron dudar mucho a su familia y buscar otro especialista (aunque en esa época el sida era un mar de dudas). Sus restos fueron cremados y lanzados a una famosa playa “Hippie” que hubo en Mar del Plata en la década del 60 al 90.

Ignacio Bustos

Ignacio Eduardo Bustos

La obra de Miguel Abuelo cada vez junta más curiosos con la imperiosa necesidad de saber quién era ese loco que en el espejo del mundo no se veía muy claro, mientras dios le desafinaba la orquesta el intentaba tocar.

Ignacio Eduardo Bustos

Nació en la ciudad de Buenos Aires el 25 de junio de 1981.

Se dedica al rubro inmobiliario aunque su vocación es el periodismo. Desde hace años escribe para diversos medios on line, desde deportes hasta reseñas culturales de discos a cine y teatro.

Vive en San Isidro, en el corazón de la Zona Norte del Conurbano Bonaerense.

 

Ver también

Nada está perdido

Voceando todos los días

Sumá tu comentario