Portfolio

La Escuela Agropecuaria de Goyena, premiada

Concurso “¿Qué hay de nuevo en mi suelo?” en el sur bonaerense

La experiencia de aprender haciendo

Los chicos de la escuela agraria de Goyena fueron los ganadores del concurso organizado por Nidera, que pone el foco en la sustentabilidad del suelo. La semana pasada recibieron sus premios y contaron su experiencia.

Goyena es una pequeña localidad de 450 habitantes, enclavada en el partido de Saavedra, en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, a 130 km de Bahía Blanca. Allí, la Escuela Agropecuaria Nº 1 Ezequiel Martínez Estrada es el alma del pueblo, una institución en la que tanto docentes como alumnos dedican sus días a formar y formarse, organizar proyectos y superar desafíos.

La escuela recibió los premios de manos de la empresa Nidera, tras haber resultado una de las cinco ganadoras del concurso “¿Qué hay de nuevo en mi suelo?”, que promueve la formación en prácticas de cuidado y nutrición del suelo. Más de 700 chicos de cinco regiones distintas del país participaron de la cuarta edición del Concurso que tuvo como protagonista la siembra de maíz. El equipo de Goyena fue el ganador de la zona 4. El certamen consistió en la realización de un ensayo de fertilización en maíz, llevado a cabo por equipos de hasta diez alumnos, con la coordinación de un docente de la institución. En el caso de Goyena, el equipo estuvo conformado por seis alumnos de quinto año, bajo la coordinación de María Amalia Rodríguez, profesora de Cereales y Oleaginosas, y la colaboración de Miguel Mascaró, profesor de Maquinaria Agrícola de la institución.

Los chicos llevaron a cabo cuatro tratamientos de fertilización más un testigo, con dos repeticiones cada uno. Para eso, debieron planificar, investigar, hacer análisis de suelo y luego volcar los resultados en un informe final. Nidera les proveyó semillas, fertilizantes e información técnica.  “Los chicos tuvieron una actitud muy proactiva durante todo el trabajo, siempre querían ir al ensayo”, reveló Rodríguez. Por su parte, Guillermo Gandrup, Director de la escuela, enfatizó: “Este reconocimiento a la labor conjunta de docentes y alumnos constituye un estímulo para el resto de los estudiantes, para que se involucren en las actividades no sólo académicas, sino también productivas”.

Desafío cumplido

“Los resultados de este concurso estuvieron muy disputados”, aseguró Marcelo Palese, del Servicio Técnico de Nidera y miembro del jurado que evaluó los trabajos, ante los alumnos, docentes y autoridades de la escuela, reunidos en el patio del establecimiento para la entrega de premios. “En el caso de Goyena, se destacaron los informes sobre el desarrollo del cultivo y el informe final, que representaba un 70% de la evaluación”, resaltó. Por otro lado, el técnico subrayó la trascendencia de que los alumnos hayan realizado análisis de suelo: “Eso es lo que nos permite saber qué es lo que estamos pisando y qué tenemos a futuro, porque en definitiva, lo importante es tomar conciencia de lo que les vamos a dejar a los que vienen después de nosotros”.

Con él coincidió Nicolás Llul, uno de los integrantes del equipo ganador: “Esta experiencia nos demostró la importancia de la reposición de nutrientes en el suelo, un tema que está presente en las materias que cursamos, pero que pudimos profundizarlo gracias a esta práctica”. El equipo estuvo integrado además por Marianela Álvarez, Leonel Miranda, María Guadalupe García Pereira, María José Perdomo y Enzo Pigretti.

Los rendimientos obtenidos en el ensayo fueron desde 2800 kg hasta5600 kg, valores altos para la zona. “Sembramos muy tarde, el 3 de diciembre. Al principio nos agarró la sequía, pero después el clima se recompuso y nos ayudaron mucho las abundantes lluvias”, señaló Rodríguez.

Los premios para los alumnos fueron un calador de suelos, un manual de fertilizantes y una notebook. La Directora Técnica del grupo y su colaborador ganaron el manual y una valija Nutritest, que consiste en diferentes herramientas para hacer análisis del suelo. La escuela también tuvo premio: una estación meteorológica y otra valija Nutritest. “Goyena es la zona menos privilegiada del sudoeste, las condiciones meteorológicas no son buenas. Tenemos suelos con30 a40 cmde piedra, una importante limitante de humedad, y el clima tampoco ayuda, con heladas en abril y noviembre. Es una zona que se adapta mejor a la ganadería que a la agricultura”, observó Mascaró.

Por eso, según Rodríguez, “el factor que más influyó para ganar el premio fue todo el entusiasmo y energía que aportaron los chicos”.

Múltiples actividades

El establecimiento educativo de Goyena, fundado en 1976, cuenta actualmente con una matrícula de 85 alumnos –muchos de ellos provenientes de localidades vecinas e incluso de Bahía Blanca– y una estrecha relación con su comunidad y otras instituciones ligadas al trabajo y la investigación agropecuaria, como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Universidad Nacional del Sur (UNS), el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires (MAA), y hasta un liceo francés con el cual realizan intercambios para la formación recíproca de alumnos y docentes.

La escuela está emplazada en 14 hectáreas propias y 35 que tiene en comodato con el municipio. Cuenta con entornos formativos en apicultura, cunicultura, huerta, vivero, producción porcina, producción, pasteurización y envasado de leche, mediciones meteorológicas y producción de quesos. Los productos que fabrica la escuela se comercializan en el pueblo, y la leche se utiliza en el hospital municipal y comedores escolares del distrito, a partir de un convenio suscripto con el municipio. Actualmente, se encuentra en su fase final la construcción de una fábrica de chacinados –emplazada en el predio de la escuela– un proyecto que se pudo concretar a partir de un subsidio otorgado por el MAA. Allí las autoridades de la institución proyectan trabajar en conjunto con los productores porcinos de la zona.

“Además, participamos en ferias de ciencia, presentando proyectos todos los años”, cuenta Rodríguez. Uno de los proyectos desarrollados por la escuela recientemente premiado es un simulador de tractor basado en una plataforma vibratoria, con una cabina y un software con una pantalla tridimensional envolvente, que permite al alumno entrenar sus destrezas en la conducción y la seguridad del vehículo sin correr riesgos y en forma económica.

Los detalles del Concurso “¿Qué hay de nuevo en mi suelo?” pueden seguirse en www.qhdn.com.ar o a través de facebook /QHDNFANPAGE

Sumá tu comentario