Boxeo

Puños compasivos

Boxeo: Leyendas de Pugilandia de José Valle

José Valle, el escritor, productor artístico y deportivo, historiador, conductor radial y ex manager de boxeo, oriundo de Balcarce y radicado desde hace varios años en Bahía Blanca, presentó su libro “Leyendas de Pugilandia”, publicado por Editorial En un Feca, en el tradicional Café Miravalles, de la histórica calle Cerri, frente a la Estación, en referencia a la terminal de trenes del Ferrocarril Roca de aquella última ciudad.

La capacidad del bufé se vio colmada observándose gente en la vereda lo que inevitablemente llevaba al recuerdo del “de chiquilín te miraba de afuera…” tan tanguero como boxístico el ambiente, tan conservado el Miravalles que rememora el estilo tradicional de los bares de la época de “Cafetín de Buenos Aires”.

José desgranó con su locuacidad y el ameno tono narrativo los temas centrales de su libro, la vida, obra, anécdotas y leyendas de las glorias del boxeo, Luis Ángel Firpo, Pascual Pérez, Nicolino Loche y Carlos Monzón, entrelazando a cada uno de ellos con otros grandes personajes a los que se hace mención como Carlos Gardel, Nelson Mandela, Juan Perón, Julio Cortázar, Juan Carlos Cobián, Atahualpa Yupanqui, José Marrone y Ernest Hemingway, que ocasionalmente tuvieron relación en sus vidas o con el viril deporte de los puños.

José Valle

La presentación fue amenizada entre la charla y el “vermú”, con tangos relacionados con las historias de los pugilistas interpretados por la cantante Gaby, con la justeza de su voz y la sensualidad que le hace honor a su apodo.

José habló, y está escrito en el libro, con la impronta comprensiva y compasiva sobre hombres dedicados al rudo deporte de los puños que llegaron al éxito, la gloria, la fama y el dinero tras sus difíciles infancias, pero nunca pudieron superar sus deseos de enrostrarle a todos sus momentáneas riquezas, propio del resentimiento que nunca pudieron superar. Las ostentaciones, los amores, el juego, las comidas o el alcohol, consumidas con exageración, se entremezclan con la nobleza, las simpatías, el amor por sus mamás…el escondido llanto amargo de quienes, en el fondo de su corazón, conservaban la simpleza del niño arrebatado de sus míseros hogares por el encandilamiento de un deporte que les prometía dinero grande y fácil.

José Valle

José Valle con su esposa, la cantante Gaby y el hijo de ambos, Galo, tras recibir los saludos de la concurrencia.

José trasmite en el libro una mirada piadosa sobre esos héroes con pié de barro, sin juzgar y menos prejuzgar, tratando de encontrar el futuro de los pecadores, antes que hurgar en el pasado de los santos, convencido de que todo hombre tiene derecho a la reivindicación y aunque sea en lo más profundo de su ser, buscan. Aunque en el caso de los que principalmente se ocupa en las páginas, no lo hayan logrado.

Creo es solo la manera clemente de que José tiene de mirar a los semejantes, en este caso los boxeadores que tanto trató personalmente y tanto quiso, convencido de aquello de que “puede un hombre viejo nacer de nuevo”. Y eso se trasmite en el libro. Atrapa por las jugosas anécdotas y por esa narración de las luchas interiores entre ser buenos tipos o darse todos los gustos, que, su crianza y aun las duras horas de gimnasio, le habían imposibilitado.

¿Qué hace bueno a un libro? Su estilo, la historia que cuenta y la forma de narrarla. Y lo que trasmite. Entonces…Buen libro, Leyendas de Pugilandia.

Mario R. Martín

Sumá tu comentario