Comentarios

Si hay plata de por medio, ¿es persona?

 

En momentos que se debate la despenalización del aborto y uno de los argumentos de quienes apoyan la medida es la negación de ser humano desde la concepción, un lector atento nos hace llegar una noticia del diario La Nación, del 29 de mayo de 2007, donde se informa sobre un fallo donde se reconoce el derecho a cobrar una indemnización a una abuela que reclamó por la muerte de la nieta asesinada en el vientre materno junto a su hija. Sin dudas el reconocimiento de la máxima autoridad de aplicación de jurisprudencia en la Argentina, deja por sentado que es un ser humano y la interrupción de su vida es un acto criminal.

Indemnizan a una abuela por su nieta no nacida

Es una decisión de la Corte Suprema

Por Adrián Ventura, Diario La Nación, 29 de mayo de 2007.Indemnizan por un feto

La Corte Suprema reconoció a una mujer, Elvira Berta Sánchez, cuya hija Ana fue asesinada durante el último gobierno militar cuando estaba embarazada, el derecho a cobrar una indemnización por la muerte de su nieta, que no había llegado a nacer.

El fallo de la Corte es el primero en materia de desaparecidos que alcanza a un feto no nacido y abre la puerta a los herederos de mujeres embarazadas que fueron secuestradas y cuyo embarazo se vio frustrado. Según un informa de la organización Human Rights Watch de 2001, más de 240 niños no nacidos corrieron esa suerte.

La Justicia ya había ordenado, hace tres años, pagar una indemnización por la muerte de la hija. Pero ahora se le reconoce a la abuela el derecho a otra suma por la muerte de la nieta.

Ana del Carmen Pérez fue secuestrada en septiembre de 1976; estuvo secuestrada en los centros de detención de Automotores Orletti y Campo de Mayo, y finalmente fue asesinada con varios disparos en el vientre cuando su hija estaba por nacer. Su cuerpo fue arrojado a un canal de San Fernando, en un tambor de cemento.

El fallo

Desde hace muchos años, la Justicia reconoce el derecho a cobrar una indemnización por la muerte de una persona aún no nacida. Esto hace en los casos en que el feto fallece en un accidente de tránsito. Pero en el caso de desaparecidos, acreditada esta situación, la ley 24.411 establece una fórmula indemnizatoria. La abuela fundó el reclamo en esa ley. El Ministerio de Justicia y la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal rechazaron el reclamo porque el nieto, al no haber llegado a nacer, no podía adquirir derecho a la indemnización y, por lo tanto, no podía transmitirlo a su abuela, que sería su heredera.

Sin embargo, la semana última, la Corte, presidida por Ricardo Lorenzetti, en forma unánime señaló que la ley citada reconoció a quienes estuvieron desaparecidos o a sus herederos el derecho a cobrar un beneficio extraordinario: ese derecho corresponde a los desaparecidos, pero también, a sus causahabientes. Es decir, la Corte no dice que la abuela haya heredado la indemnización del niño no nacido, sino que la mujer, Sánchez, tenía directamente derecho a reclamarla.

Además, las leyes 24.411 y 24.823 establecen que en caso de duda sobre el otorgamiento de una indemnización, el juez deberá hacer la interpretación más favorable al desaparecido o a sus causahabientes.

 

Ver también

Tramposo

Irrefutables

Dictamen de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas.

Argumentos comunes a favor del aborto