Comentarios

Una sociedad organizada para robarse todo

 

La consultora M-Unit que asesoró al gobierno de Insfrán, de Formosa, y colaboró en la privatización del Banco Provincia de Formosa, en la era de Capitanich, el ex Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner y ahora intendente de Resistencia. Su empleado estrella era Kicillof, quien lo asesoraba. Siendo el principio básico del chaqueño: estar siempre cerca del poder. Es curioso que Lilita Carrió lo definió como “el corrupto más dulce de la Argentina”.

En esta sociedad a la que se sumó Aldo Ducler, era quien se encargaba de manejar los fondos que lavaba los Kirchner al exterior en aquel entonces, – se sabe- que se realizaron cuatro transferencias a la cuenta 0835-860194-3, que fue dada de alta el 5 de marzo de 2003 en el Credit Suisse. Casualmente allí se hicieron las transferencias de fondos de Morgan Stanley pertenecientes a los Kirchner.

Los montos eran de: uno de 220 millones de dólares, y 3 de 60 millones de dólares. El total era de 402.737.082 dólares.

Pero también había cuentas abiertas en la Unión de Bancos Suizos. Cuando Cristina era presidente, las sumas en el exterior ascendían a 549.971.618, 75 dólares.

Varias cuentas se registraron en  la Unión Europea: como la del Bayerische Landesbank, de París y el Rabobank holandés, también en Reino Unido habían transacciones.

Néstor Kirchner, en ese entonces era gobernador de Santa Cruz, le dio a Ducler mas de 650 millones de dólares que recibió la provincia después de la privatización de la YPF por las regalías, para que se encargue de depositarlas en el exterior. Posteriormente cuando Repsol compra YPF la Provincia vende las acciones por 1100 millones de dólares. Esto conformó los Fondos de Santa Cruz pero se los envió al exterior  y nunca se supo que pasó con ellos, y nunca rindió cuentas de ello.

Podemos decir que esto fue la génesis del robo del dinero K, y ya se hablaba de una “asociación ilícita liderada por Néstor y Cristina Kirchner” que habrían “malversado dichos fondos”, a lo que también se sumaba parte de su gabinete.

Este Señor Ducler también lavo dinero del Cártel de Juárez.

En la entrevista que le hiciera a Capitanich, dijo algo que me llamó la atención: acerca del dinero… “ese fondo una vez que sale del Estado deja de ser fondos susceptibles de control”. Es decir, no son rastreables. Por ende, llevarlo al exterior es lo más indicado y una vez fuera, moverlo de un lugar a otro para evitar el rastreo y así los organismos fiscales de cada país quedan sin posibilidad de detectarlo.

Pero el blanqueo de dinero es caro, tiene un porcentaje de gastos por la transacción, y se carga a la cantidad que se quiere blanquear. El proceso es arriesgado por lo que requiere un manejo por personas con conocimientos financieros. Según los especialistas, una cantidad por ejemplo de 100.000 millones de dólares  que se busca blanquear esconde una suma sucia de aproximadamente 500.000 millones. Ante estos datos, lo que creemos que es la ruta del dinero K de lo que supuestamente fue blanqueado y está en bancos extranjeros ¿cuántos millones en estado negro no ha sido reconocido? Es decir, solo estamos viendo la punta del iceberg.

Según el libro “La recuperación de activos frente a la corrupción” de Manuel Jaen Vallejo y Ángel Perrino Pérez: “Con la liberación del sistema financiero internacional, el empleo de las nuevas tecnologías en las transacciones comerciales y financieras conjuntamente con el hecho incuestionable de que estos delitos tienen lugar, generalmente en el marco de la delincuencia  organizada [como los que gobernaron la Argentina], una delincuencia experta y poderosa, no es fácil averiguar el origen de los bienes  generados  como consecuencia de actividades ilícitas y por tanto la persecución del blanqueo de capitales [se hace más difícil]”.

Pero “no son solo el tráfico de drogas, el de armas y municiones, el de recursos naturales y el de seres humanos, los delitos que tienen efectos desastrosos y a menudo letales para miles de millones de personas, también el fraude fiscal, la financiación ilegal de los partidos políticos, el soborno, la corrupción pública y privada, la malversación de fondos, el tráfico de influencias, el abuso de información privilegiada  y un largo etc., son conductas que permiten  actuar libremente al crimen organizado con el altísimo nivel de complicidad del que disfruta. Se trata de un mecanismo y procedimientos que compran voluntades, al punto de permitir  que el lavado de dinero  quede impune un 99% de los casos”, escribió Carlos Castresano Fernández, abogado y Fiscal del Tribunal Supremo de España.

El entrecruzamiento de movimientos de dinero a través de financieras, alimentan el procedimiento delictual que protege el dinero sucio  a ser detectado.

“La corrupción se ha vuelto más sofisticada y globalizada, gracias a los avances  tecnológicos. Ni siquiera los países con los sistemas de justicia más avanzados  han podido seguirle el paso  a la complejidad y creatividad destructiva  de los reales criminales  que conjugan a la política y a la delincuencia organizada… El lavado de dinero impacta negativamente  como un daño de anulación parcial o completa  en el desarrollo de las instituciones políticas y transforman a los procesos electorales, convirtiéndolos en una simulación  democrática, siendo así que delincuente  organizados pueden transformarse en políticos de la noche a la mañana…”

María Celsa Rodríguez

“…Esta situación calamitosa no se agota solo en la inmoralidad  de encontrarse y someterse  ante una  clase política mafiosa: lo peor de todo es que  la corrupción política y el lavado de dinero conlleva la desviación  de presupuestos públicos  hacia las arcas y cuentas bancarias de criminales y no hacia la construcción de infraestructuras sociales que combate a la pobreza y la iniquidad más extrema… Es así que la corrupción política ligada al lavado de dinero deberá también clasificarse  dentro de los tipos de comportamientos antisociales delictivos  contra la humanidad”. (Del libro “Lavado de dinero y corrupción política” de Edgardo Buscaglia).

La visión sombría sobre la política que dejan los actos de corrupción, nos conduce a pensar que no era un gobierno el que tenía la Argentina  sino una sociedad  mafiosa organizada para robarse todo.

María Celsa Rodríguez Mercado

Directora de ChacoRealidades – www.chacorealidades.blogspot.com.ar

Analista del Circulo Acton Chile – @CirculoActonChile

Sumá tu comentario