Comentarios

Así Lanata, hay de estadísticas

 

No todo da lo mismo

Hay una prédica de sectores de la sociedad, apoyados por deformadores de opinión pública porque se enseñen comportamientos que nada tienen que ver con una verdadera Educación Sexual (Ver comentario al pié de esta nota).

En el programa que conduce en Radio Mitre, Jorge Lanata efectuó una entrevista al ministro de Educación de la Argentina, Alejandro Finnocchiario. En el transcurso de la misma, a propósito de lo manifestado por el ministro de que la Ley de Educación sexual será incluido en los lineamientos curriculares, el conductor del programa preguntó cómo iba a controlarse se cumpliera en los colegios católicos.

Lanata y las estadísticas

“Se sabe que los colegios católicos tienen una postura contraria a ciertas enseñanzas que la ley prevé, como el uso de preservativos, diu, o las sobre la ley de matrimonio igualitario”…agregando sobre la novedad que constituye para los chicos el hecho de que sus padres sean dos hombres o dos mujeres en lugar de la normalidad de que sea un padre y una madre y como los afectará en el futuro…”es muy nuevo…no hay estadísticas”, despachó muy suelto de cuerpo Lanata.Lanata y las estadísticas

Deduzco lo dice por ignorancia, aunque me cuesta creerlo ignorante, pero de todos modos le voy a hacer conocer las muchas estadísticas que existen en la materia y sobre todo, porque no creo Lanata nos lea, es ilustrativo para quienes si lo hacen.

Hay estadísticas que demuestran que la ausencia de la madre afecta psicológicamente al desarrollo del infante.

Hay estadísticas que los bebés que no reciben leche de su madre tienen más posibilidades de enfermar.

Hay estadísticas que demuestran que la mayoría de los criminales no han tomado la teta.

Hay estadísticas que demuestran que los niños que crecen sin la imagen masculina paterna son más propensos a desarrollar problemas de conducta en cualquier aspecto.

Hay estadísticas que demuestran que los niños que crecen sin padre son más propensos a desarrollar una actitud descuidada, a ser arrogante, desconfiado, a tener depresión, a ser impulsivo.

Hay estadísticas que demuestran que los niños que crecen sin padre sinónimo de hombre o madre, sinónimo de mujer, tiene efectos en:

  • Aumento del promedio de suicidio.
  • Aumento de las tasas de depresión y ansiedad.
  • Posibilidades de encarcelamiento en la vida adulta
  • Disminución de los niveles de educación y aumento del abandono escolar.
  • Ingresos económicos más bajos.
  • Baja estabilidad de empleo.
  • Aumento de las tasas de divorcio o relaciones problemáticas interpersonales.
  • Abuso de sustancias, drogas.
  • Problemas emocionales.
  • Problemas de comportamiento.
  • Problemas sociales.Lanata y las estadísticas

Excede en mucho este espacio el enumerar los muchísimos estudios de irreprochables profesionales que se han ocupado del tema.

Pero a Lanata, como muchos que defienden la ideología de género, lo único que les preocupa es la posición de la Iglesia.

¿Por qué habrían de preocuparse de ella, tratándose de una institución religiosa y por ende que solo dicta principios para los que la siguen?

Dicen que tiene mucha incidencia en las determinaciones que pudieran tomar los gobernantes, llegando a decir que extorsionan. ¿Con qué? ¿Con el castigo del infierno?

La verdad es que quienes defienden comportamientos degenerados (fuera de género), saben que es contrario a la naturaleza, que constituyen comportamientos que más tarde o más temprano les creará problemas de conciencia y no quieren que nadie se los recuerde…Más habla la Iglesia más le remuerde la conciencia…por eso es imprescindible callarla.

Ya quisieran que la Iglesia Católica, al igual que otras instituciones religiosas, judías, protestantes, islámicas, les dijeran que pueden matar, robar, fornicar, estafar, mentir, violar, sobornar, corromper…Estarían felices, porque aunque sus conciencias les dijera que eso está mal, se sentirían aliviados…al fin de cuentas, quien más quien menos, teme a un juicio de alguien más grande que cualquier hombre, que todos los hombres juntos y es lo que la Iglesia les garantiza.

 

Sobre la educación sexualLanata y las estadísticas

El otro aspecto sobre el que Lanata y otros difusores del discepoliano “dale nomás, dale que va” insisten, es sobre la aplicación de la educación sexual de acuerdo a la Ley sancionada, un instrumento declamativo de no se sabe qué cosa…

Por ejemplo: ¿Que sería “incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas”?

Justamente y no precisamente entraría la igualdad de géneros que los mismos autores de esta Ley han sancionado. Enseñar que los hombres tienen pene y las mujeres, vagina y que hay una atracción natural a que se encuentren para realizar un acto sexual por el cual se produce la concepción de un hijo, es decir que el hombre o la mujer que no sienta atracción por el miembro distinto al de él o ella, no tendrá una vida armónica, ni equilibrada ni armónica. Deberá enseñarse que jamás un hombre que se sienta mujer podrá saber que es estar con un hombre, porque ningún hombre quiere estar con alguien que tenga pene en lugar de vagina, será otro como él y eso lo rechaza…naturalmente. Igual vale para la mujer que se sienta hombre, nunca sabrá lo que es estar con una mujer, porque la mujer quiere estar con quien tiene pene. De modo que ello llevará a una frustración y por ende una vida desequilibrada conducente a alguna enfermedad mental.

Si, debe aceptarse que alguien no se identifica con su sexo y no siente atracción por el opuesto, con lo cual bien puede enamorarse de alguien que siendo de otro sexo no se sienta de él. Es decir una pareja de una mujer que se sienta hombre con un hombre que se sienta mujer, o viceversa, cosa que nunca sucede…porque se excitan, naturalmente y terminan teniendo sexo, naturalmente y es lo que dicen que no sienten, con lo cual se deduce que tienen una enfermedad…mental.Lanata y las estadísticas

Menos se entiende entonces este artículo: “Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral”. Demasiado impreciso para saber que se refiere. Hay cosas que no se pueden trasmitir… ¿Cómo explicar lo que se siente al tener una relación sexual? Imposible sin una clase práctica, pero bueno tal vez es lo que quieran. En ese caso dejaría de haber abusos de maestras o profesores hacia los alumnos, sería una clase práctica.

Esta es propia de Woody Allen: “Promover actitudes responsables ante la sexualidad”, siempre, reitero, en que me refiero a la insistencia de su aplicación por parte de los defensores del “todo da lo mismo”. Por ejemplo la maestra o el profesor les dirán…”Cuando estén con un chico, en el caso de las mujeres, o con una chica, en el caso de los varones, y se estén besando, acariciando, van a sentir algo, no es más que las hormonas que trabajan motivados por la libido generando la erección del pene del hombre y una secreción en la vagina de la mujer…sentirán deseos incontrolables de penetrar y ser penetrada…sus mentes no pensarán nada, es como estar en el limbo…pero deténgase…sean responsables, antes piensen…la embarazaré?…quedaré embarazada? ¿Tendrá alguna enfermedad de trasmisión sexual? Mejor antes, pidan que les traiga un certificado médico. Las mujeres exijan que se ponga un profiláctico, no se dejen apabullar por más que él lo quiera hacer de cualquier manera. Los chicos recuerden en ese momento como se los enseñé a ponérselo en la clase…Si ya sé que lo hice con una banana y con un pene de plástico (tendría que hacerlo con los alumnos con el pene erecto, pensará)…pero traten de imitarlo. Por supuesto querrán conocer la sensación de la piel del miembro tocando la otra piel, no a través de un plástico….pero sean responsables, no se dejen tentar por la curiosidad, sean responsables…Les aseguro que no podrán…Noooo, eso no quise decir…me explico…emmm…ejeeee”.

Esta es fácil de dar: “Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular” La maestra o el profesor les dirán: “Nadie se va a enfermar por no tener un acto sexual. No se contagiarán a través de los órganos sexuales de ninguna enfermedad si no tienen relaciones sexuales. Hay enfermedades que afectan a la salud sexual como la impotencia, frigidez, pero no hace a la cuestión porque la Ley se ocupa de los actos sexuales. En cuanto a la salud reproductiva, deben hacerse un examen médico para saber si están aptos para concebir y antes de que tengan los resultados no tener relaciones sexuales”.Lanata y las estadísticas

Esta, la verdad no la entiendo: “Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”. ¿De parte de quién? ¿Cómo podría tratar igual a un hombre que a una mujer, si cada uno desea que lo traten de acuerdo a su sexo?

La mujer se siente atraída por un hombre por razones totalmente distintas a la de un hombre por una mujer. A ellos les da lo mismo, se excitan con cualquier cosa que tenga aspecto de mujer, senos y la promesa de vagina, las mujeres en cambio se excitan mucho más con palabras, atenciones, promesas de una vida feliz. Las maestras o profesores deberían enseñarles: “Los hombres se disfrazan de mujeres para conseguir sexo…no han visto, seguro, a ninguna mujer disfrazada de hombre para conseguir una relación sexual, sencillamente porque no necesitan ver un pene para excitarse, porque no son iguales, piensan distinto, sienten distinto, gozan distinto, e insisto entonces en el punto anterior: Ningún nacido hombre por más que se identifique con el sexo mujer, ni ninguna nacida mujer por más que se sienta hombre podrá pensar, sentir o gozar como el sexo opuesto, de modo que les recomiendo vean a un psicólogo y les haga asumir, reconocer y aceptar su sexualidad, si así y todo no logran hacerlo, absténgase de los actos sexuales porque serán insatisfactorias hasta el punto de causarle algún conflicto mental o sentimental. Los homosexuales y lesbianas recién encuentran equilibrio emocional cuando pierden el apetito sexual”.

Pero bueno, se sabe, los legisladores, hablan, gesticulan, inducen, actúan por oportunismo político, conveniencias personales o económicas, pero no piensan, mucho menos saben y son muy manipulables por los medios y la prepotencia de los comerciantes de sexo y las entidades que los representan y saben que su negocio florece si “dale no más, dale que va…”

 

Ver también

Ignorantes

El feminismo es revolucionario para los hombres

Sumá tu comentario